Acerca de nosotros

Casa Plana Calasanz se encuentra en Calasanz, en la región de Huesca, al norte de Aragón, en España y está dirigida por Antonia, empresaria, cocinera y anfitriona desde hace 10 años. La casa rural cuenta con piscina privada vallada, 6 dormitorios, TV de pantalla plana en cada habitación, cocina totalmente equipada con microondas, nevera, lavadora, horno y tostadora, patio, barbacoa y una gran cantidad de detalles que hacen de la estancia un tiempo maravilloso.

Información

Entre otras muchas maravillas cercanas, podemos encontrar el parque nacional de Ordesa y Monte Perdido (en aragonés Parque nacional d'Ordesa y d'as Tres Serols) está ubicado en el Pirineo oscense, íntegramente en la comarca del Sobrarbe, Aragón (España). Se reparte entre los términos municipales de Broto, Bielsa, Fanlo, Puértolas, Tella-Sin y Torla-Ordesa. Recibe una media de más de 600 000 visitantes al año. Su superficie ocupa 15 608 ha y la zona de protección periférica cuenta con 19 679 ha. Su altitud oscila entre los 700 m s. n. m. en el río Bellós y los 3348 m s. n. m. del Monte Perdido.​ Es el segundo parque nacional más antiguo de España tras ser declarado el 16 de agosto de 1918 mediante el Real Decreto 16-08-1918 con el nombre de «Valle de Ordesa». Con 598 950 visitantes anualmente (2015), el parque nacional de Ordesa y Monte Perdido es el séptimo parque nacional de España en número de visitantes. El 13 de julio de 1982 se amplió y se re-clasificó bajo el nombre actual.​ Actualmente goza de diferentes figuras de protección aparte de la de parque nacional, en 1977 se declaró Reserva de la Biosfera, en 1988 Zona de Especial Protección para las Aves y en 1997 Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Es también Lugar de Importancia Comunitaria

Reglas

No se puede fumar en el interior, pero sí en los lugares exteriores habilitados para ello.

No se permiten fiestas. 

Los niños hasta 2 años no computan como huéspedes. 

De 10h a 00h se puede hacer ruido en las instalaciones. A partir de las 00h queda prohibido emitir sonido al exterior para evitar molestias a los vecinos.

La casa está en un pueblo de 67 habitantes, y es imprescindible respetar las normas de convivencia cívica con los vecinos.